Inicio de sesión
ALCALDÍA DE MANÍ
    Alcaldía de Maní / Mi Municipio / Pasado, Presente y Futuro
    ​Pasado, Presente y Futuro
    Fecha de fundación: Primero de mayo de 1879

    Reseña histórica:

    Capital turística del departamento de Casanare, exótica y alegre”. Bello y pintoresco municipio ubicado en el llano abierto, es un hermoso paraje bañado por el río Cusiana, que pasa por las goteras del pueblo. Su nombre hace memoria del célebre jefe nativo cacique Maní. Maní proviene de un vocablo indígena de los Tutul Xiu tribu procedentes de los Mayas de Centroamérica y significa “está hecho”.

    Panorámica de un Municipio próspero en turismo y cultura llanera. Encerrado por paisaje de sabana encontramos a Maní capital turística del Departamento de Casanare, donde sus habitantes y turistas podrán disfrutar de las hermosas playas e islas del río Cusiana que acompaña tan hermosa población. Su vegetación auté​ntica, variedad de aves, flora, morichales y bosques de galería, atardeceres inolvidables hacen de este municipio uno de los más codiciados del Departamento. Sobresalen también los esteros donde abundan garzas, patos, mamíferos, como un ecosistema de sabana. Hablar de Maní, es hablar de un verdadero pueblo llanero, con costumbres que aún perduran en el seno de muchas familias que nacieron, vivieron y dejaron sus tradiciones a las nuevas generaciones sin imaginar el acelerado desarrollo de un asentamiento como este. Con una situación privilegiada a orillas del río Cusiana, pletórico de vida, es uno de los más bellos sitios que posee el departamento del Casanare, con sus doradas y finas playas que el gran río le permite lucir en épocas de verano en toda su resplandeciente brillantez. Y qué decir de sus coralinos atardeceres, el vuelo sereno de las garzas corocoras y el cantío presuroso de las gaviotas que en danzarinas cabriolas pescan en el rió su último bocado, mientras los vivaces y coloridos loros despiden la tarde con su alegre algarabía.

    Considerado como la Capital Turística del Casanare y Cuna del Folclor Llanero, se encuentra ubicado en el suroccidente del departamento con una extensión total de 3860 km2 y limita por el norte con Yopal y Aguazul, por el oriente con Orocue, por el occidente con Aguazul y Tauramena y por el sur con el departamento del Meta. El asentamiento urbano está en la margen izquierda del río Cusiana a una altura de 187 metros sobre el nivel del mar con una temperatura promedio de 26 grados y dista 440 km. de Bogotá por la hermosa autopista conocida como “la marginal de la selva” y 82 km. de Yopal por excelente carretera pavimentada y señalizada, el municipio en general cuenta con 11.150 habitantes y lo riegan los ríos Cusiana, Charte, Unete y el Meta en su parte limítrofe sur, además de los caños Guariamena, El Güira, El Casimena, El Cúsiva, Garibay, Dumancita, la Vigía ,Tinije, Dumagua, Cururupá, Bebea y Benjumea, entre otros.
    mani.JPG
    El primer asentamiento fue fundado por sacerdotes Jesuitas en el siglo XVII, más exactamente en 1685 y sus últimos pobladores le dieron el nombre de “San Luís de Gonzaga de Casimena”, del cual hoy se conocen unas viejas paredes con el nombre de “Ruinas de Pueblo Viejo”, estaba ubicado cerca a lo que hoy es el corregimiento de Santa Helena de Cúsiva, caserío fundado en 1879 y que gracias a su auge comercial por el río Meta alcanzo a convertirse en municipio del Departamento de Boyacá, en el año de 1890 y del cual hacían parte los caseríos de Guafal Pintado, Chavinave y Maní, esta vida municipal le duró muy poco y paso a ser corregimiento, fue destruido completamente durante “la época de la violencia (1948-1953), fue reconstruido y hoy con sus aproximados 250 habitantes es el único corregimiento del municipio de Maní, este último fue fundado aproximadamente en 1879 por descendientes del asentamiento de San Luís de Gonzaga de Casimena, nace a la vida político-administrativa el 16 de mayo de 1905, a partir de 1936 ya empieza a figurar como municipio, en el Archivo Departamental de Boyacá.

    Por circunstancias emanadas de la ya referida “época de la violencia” el caserío fue quemado en Diciembre de 1950; Gracias al valor civil de sus pobladores sobrevivientes, hacia finales de 1953 es reconstruido y resurge el nuevo Maní, con sus grandes emporios agrícolas y ganaderos, su pujante comercio, sus grandes atractivos turísticos y por sobre todo con sus gentes nobles, honestas y trabajadoras El Municipio de Maní empieza a tener vida administrativa según acta de jurados electorales del 31 de Octubre de 1936, “Acto continuo se procedió a hacer la elección de miembros principales y suplentes de los jurados electorales de los municipios que conforman el Departamento de Boyacá y la comisaría de Arauca, para lo cual se dio aplicación al Artículo de la ley 47 del año en curso”. Durante la década de los 50 los administradores locales fueron ciudadanos nacidos en la región. Dentro de las festividades se destacan las celebraciones de Semana Santa en fincas como el Orinoquito, con el desarrollo de juegos autóctonos como el trompo y la zaranda. En 1974, fue erigido como municipio de la Intendencia del Casanare, según Decreto 870 de 1974. A partir de 1990, tenemos un Municipio con acelerado desarrollo urbanístico y notable cambio de las tradiciones debido a la modernización: la energía permanente y la llegada del teléfono.

    Existen otros documentos como el Decreto N°​ 088 de 1957 según el cual, al Municipio de Maní por ley, se asigna un alcalde en la nómina de la nueva comisaría especial de Casanare, y en 1991 por medio de la constitución nacional (Artículo 315) se reafirma la elección popular de alcaldes, con lo cual se abre un espacio importante para la democracia participativa. Maní, un paraíso donde se siente y se disfruta la naturaleza “Regalo de Dios”. Hablar de Maní es remontarse a más de 100 años de historia donde en sus recuerdos han marcado la pauta en la conservación de las costumbres llaneras y de su entorno natural (Rio Cusiana), de gran influencia del desarrollo e importantes atracciones del pueblo criollo quien se ha engalanado con el nombre de “Capital turística de Casanare y cuna de la Bandola Llanera". Descripción biótica y paisajística.

    Las islas formadas por el río es área de esparcimiento que no generan mayor impacto ambiental y se compenetren con la naturaleza del entorno, estructuras aprovechadas especialmente en la época de verano cuando la afluencia del turista es apreciable. Los maniceños de manera espontánea y por tradición han venido desarrollando actividades recreativas en las playas sin mayor infraestructura, agrediendo en algunos casos los recursos naturales (ecosistemas altamente vulnerables que se pueden aprovechar pero con un manejo adecuado), por lo que se requiere la intervención estatal para dar orden, manejo y poder así potencializar las actividades ecoturísticas que nos ofrece el área, concentrando la atención en mejorar las condiciones de uso y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, de tal forma que estos no se agoten y que su uso futuro se garantice, para el beneficio de los moradores de la localidad, los turistas o personas que deseen conocerlo.


    Top